miércoles, 29 de octubre de 2008

Crisis del Capitalismo.


Karl Marx dijo: La Historia se repite dos veces, una en tragedia y otra en comedia. Parece que Forges recoge toda la ironía de la frase de Marx. Aunque el tiempo quitó la razón de Marx en cuanto a los pronósticos de futuro, no así con sus trabajos sobre la plusvalía.
Así que desde el barco de la socialdemocracia que también se alegra del fracaso de las doctrinas marxistas celebramos la imaginación de Forges y agradecemos a El País que nos deleite día a día con sus sátiras.

domingo, 26 de octubre de 2008

Un hombre excepcional.

George Kennan había dejado escrito en 1948 que la Guerra Fría terminaría cuando la URSS dejara de competir por el alma de la humanidad, y así ocurrió.

El artífice del final de la Guerra Fría fue Gorbachov. De todos los líderes de la misma, tanto en la URSS como en los Estados Unidos, él fue quien modificó su postura de un modo más sustancial. Consideró que los adversarios capitalistas no constituían una amenaza para la seguridad soviética y que la URSS apenas tenía capacidad de avanzar en el extranjero como sistema, por todo lo cual decidió atender a los asuntos domésticos de la URSS. Esto no habría sido posible sin los interlocutores que encontró en Washington. La mayor aportación de Reagan al final de la Guerra no fue el miedo que inspiró, sino la confianza que dio a los líderes soviéticos y su determinación política, si Gorbachov conseguía un acuerdo con Reagan, sabía que nada lo tumbaría, así forjaron una excelente relación personal. Hasta ellos, Desde Stalin hasta Brezhnev y desde Truman a Carter, sabían que eran actores que representaban formas distintas de organizar una sociedad. Todos tenían el reto de si eran capaces de conseguir objetivos comunes con ideologías distintas. Solo fueron capaces de poner parches a su relación.  La Guerra Fría estalló y duró cuatro décadas porque los líderes de ambos bloques fueron prisioneros de sus ideas y víctimas de los peligros y oportunidades que les ofrecía la coyuntura internacional. Sus creencias acentuaron la sensación de peligro que les asaltaba, así como sus impulsos mesiánicos por organizar la sociedad mundial.  Tuvo que aparecer un hombre excepcional como Gorbachov, para reformular la naturaleza de la amenza y para centrarse en la resurrección interna antes que en las aventuras exteriores. Demostró al mundo que no era una potencia expansiva con hechos. Retiró las tropas de Afganistán, permitió la apertura de fronteras de Hungría lo que dio paso a la caída del muro, la unificación alemana en el bloque de la OTAN. Todo lo cual en el ámbito interno de la URSS llevó a su desintegración. Reagan fue el líder genial que la URSS necesitaba, ya que cambió su discurso inicial del Imperio del mal por otro en el que hacer concesiones a su rival y darle una importancia internacional que la URSS estaba perdiendo a grandes pasos. 

Aquel nexo hizo que la geopolítica y la ideología se dieran la mano de una manera que no se había visto en Europa desde que Stalin y Truman se reunieran a orillas del Elba en 1945 para evaluar por primera vez los riesgos y oportunidades que ofrecía el mundo de posguerra. No esa explicación mesiánica y simplista que dan los neoconservadores del cid victorioso sobre el monstruo comunista.

jueves, 16 de octubre de 2008

Contradicciones en la Administración Carter


Los que me conocen saben lo que me gusta la figura de Jimmy Carter. Lo considero una gran persona, de hecho, como persona la mejor que ha habitado en el 1600 de la avenida de Pennsilvania desde hace mucho tiempo. Pero sus políticas y la crisis que le tocó vivir lo desplazaron en un momento que le supuso ser catalogado como uno de los peores presidentes americanos. Comparado con John Quincy Adams por ser buena persona pero mal gobernante voy a tratar su figura y las incongruencias de su mandato. No voy a disculpar al Presidente Carter, por muy bien que me caiga, porque no supo estar en muchos casos a la altura de las circustancias.

Jimmy Carter se crió en una granja del rural de Georgia. Estudió en la Academia Naval de Annapolis, se licenció en ingeniería y paricipó en el diseño de los primeros submarinos nucleares. Durante los años sesenta formó parte del Senado de Georgia, se presentó sin éxito a gobernador de Georgia, para lograrlo finalmente en 1970. Accedió como candidado por el descrédito de la clase política de Washington y él era de un mundo ajeno, y a la presidencia por el descalabro de cridibilidad del Partido Republicano tras el Watergate. Sin experiencia en política exterior escogió a dos hombres de gran valía para puestos clave, al catedrático de Historia Zbiegniew Brzezinski como Consejero de Seguridad Nacional y al abogado Cyrus Vance como Secretario de Estado.

En un Estado como Estados Unidos, donde la Seguridad Nacional va de la mano de los Asuntos Exteriores la coordinación entre ambos departamentos es fundamental para llevar a cabo una acción coherente y eso falló en la Administración Carter. El Secretario de Estado Cyrus Vance y el Consejero de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski terminaron enfrentados y sosteniendo posturas opuestas de las que el Presidente elegía una u otra según su propio criterio, consiguiendo una acción descoordinada y muchas veces contradictoria. El Presidente Carter hubo de elegir entre una de las dos posturas, ya que es la postura de la administración la que marca el Presidente, y forzar la dinisión de uno de los dos.
Lo que si que tuvo muy claro Jimmy Carter era que quería llevar la dignidad y los Derechos Humanos a la Casa Blanca, desterrando la política de alcantarilla del Dr Kissinger. Y así lo hizo, mejoró las relaciones con los regímenes en América Hispana, retiró el apoyo que recibían los dictadores caribeños y centroamericanos y otorgó muchas ayudas al desarrollo resucitando la alianza para el progreso de John Kennedy.
Pero en las relaciones bilaterales con la URSS cometió demasiados errores movido por la rivalidad entre Estado y Segruidad Nacional. El recelo que le producía a Brzezinski la URSS por su origen polaco, hizo que el presidente descuidase y empeorase las relaciones con Brezhnev a causa de los derechos humanos, mientras jugaba con el restablecimiento de relaciones dipomáticas con China para obligar a la URSS a ceder en el Tratado SALT II, obviando que China tenía en su haber muchas más violaciones de Derechos Humanos que la URSS, 20.000 ejecutados en 1977 es un claro ejemplo. No obstante Carter siguió adelante consiguiendo que la línea dura del generalato de la URSS se imponiese en el Politbureu.
Carter debió acercarse más a la política de su Secretario de Estado, mucho menos viciada y que contenían más avances en el control de armamento y en el papel de moderador de la política exterior soviética.

Es incierto que la política de Carter lanzase a la URSS a la invasión de Afganistán, pero si que es verdad que ignorar las llamadas a la distensión de Brezhnev dio alas a un política mucho más agresiva por parte del Politbureau que controlaba a un envejevido y enfermo Brezhnev.

lunes, 13 de octubre de 2008

El efecto Bradley


Desde el buque insignia de los demócratas pro Hillary quisiera hacer una breve consideración sobre algo que se ha dicho, pero no se ha tenido en cuenta demasiado en esta camapaña. El color de piel del candidato Barack Obama.

A pesar de que considero a Hillary la mejor de las candidatas posibles para la Casa Blanca, he de reconocer que apoyo la candidatura de Obama a la Casa Blanca, reconozco que es un buen político y reconozco que, a pesar de su inexperiencia, ha elegido a un magnífico vicepresidente.
Las encuestas dan un amplio margen -de hasta 10 puntos- al candidato demócrata por las razones que todos sabemos, la redicalización de la campaña de McCain y la amplísima negligencia de Sarah Palin que es un auténtico elefante en una cacharrería.
Pero hay que tener en cuenta dos puntos en cuanto a las encuestas. El primero es que la diferencia en las encuestas puede estar basado a que crece cada vez más en Estados que ya estaban decantados por Obama -Nueva York o California- mientras que en otros están muy igualados, aún así los números siguen beneficiando al candidadto demócrata en muchos Estados clave.
Otro punto es el temido efecto Bradley. Concido en la cultura política norteamericana como un fenómeno según el cual los candidatos afroamericanos -o los pertenecientes a otra minoría racial- suelen tener mejores resultados en las encuestas que en las urnas.
En 1982, el demócrata Tom Bradley y el republicano George Deukmejian competían por el cargo de gobernador de California. Las encuestas dieron como vencedor al primero durante toda la campaña electoral. Sin embargo, fue su rival republicano quien obtuvo el puesto, por una estrecha diferencia. La pugna entre Bradley y Deukmejian dejó para la historia una prueba interesante del comportamiento político americano: Tom Bradley era negro y George Deukmejian, blanco.
En 1989, en las elecciones para gobernador de Virginia, las encuestas daban a Douglas Wilder, candidato negro, una ventaja considerable -unos nueve puntos- sobre su opositor blanco, Marshall Coleman, pero el margen real de la victoria de Wilder fue mucho más estrecho, apenas medio punto.
Ese año, en la elección para alcalde de Nueva York, se comprobó este mismo comportamiento del electorado entre el candidato negro David Dinkins y Rudolph Guiliani. El primero ganó las elecciones, pero sólo por dos puntos frente a los dieciocho que le daban las encuestas de la semana anterior.
Este efecto ha sido comprobado en numerosas elecciones al Congreso o el Senado, así como en competiciones locales a Alcaldías o a Gobernador.

Hasta la víspera de las primarias de New Hampshire, analistas y comentaristas políticos coincidían en destacar que la estrategia de la senadora por Nueva York no había funcionado. ¿Que ha ocurrido? ¿Qué ha conseguido que los votantes de este Estado se hayan decantado por ella en lugar de por el carismático senador por Illinois? ¿Existirá el efecto Obama?

domingo, 12 de octubre de 2008

Me llamo Bond... James Bond I.



Con motivo del futuro estreno de la 22 película de James Bond, he querido traer a bitácora un largo artículo que Oscar Ayude y yo habíamos escrito para la revista del Colegio Mayor San Agustin "Lonxe". Debido a su longitud lo fragmentaré en tres o cuatro partes según los distintos actores que han encarnado al más famoso espía del MI-6. Es un homenaje a la serie de James Bond, al CMU San Agustín y a mi compañero Oscar Ayude con quien tantos buenos momentos he pasado. 
James Bond nace de la mente de Ian Fleming en 1953 con el libro Casino Royale, cuya película fue protagonizada por David Niven y en la cual participó entre otros Woody Alen  y que se encuentra fuera de la saga (llamando saga a las películas producidas por Albert R. Broccoli y su socio Harry Salztman).
Lo cierto es que se comenta que la perfección del personaje es tal y su nivel de descripción tan exhausto que pudo haberse inspirado en la propia vida de Ian Fleming como agente secreto al servicio de Su Majestad. La gran pantalla no fue el primer formato al que fueron trasladadas las aventuras de 007 noveladas por Ian Fleming, sino que fue a través de entregas semanales en forma de cómic de un famoso rotativo londinense.
De exquisita formación, el personaje es un huérfano de origen aristocrático que pasa su infancia en un orfanato hasta que, alcanzada la madurez, ingresa en el ejército británico, destacando tanto que acabará en las filas del MI-6 (Contraespionaje militar).
En el momento en el cual se decide pasar las aventuras de Bond a la gran pantalla, se le propuso a los actores famosos de la época, que rechazaron la propuesta ante la creencia de que la película no tendría éxito. Ante esta circunstancia, los productores se sirvieron de un actor desconocido de origen escocés llamado Sean Connery, con el que empieza la mayor saga cinematográfica de la historia.
Sean Connery.
Sean Connery fue el primer bond, y a ojos de mucha gente ha sido quizás el mejor Bond de toda la historia. De lo que no se puede dudar es que ha sido el único de sus intérpretes que ha conseguido basar una brillante carrera cinematográfica a partir de su papel en esta saga, lo que tiene un gran mérito ya que antes de su papel como James Bond era un total desconocido en la industria cinematográfica, y hoy en día es un mito del cine del que todo el mundo ha oído hablar (sino conoces al menos una película que Sean Connery haya protagonizado, es que naciste ayer).
Sean Connery ha interpretado a Bond en siete películas, de las cuales seis son oficiales o producidas por Albert R. Broccoli, y en las que nos centraremos, y una fuera de lo que podríamos llamar la saga original, que es la película Nunca digas nunca jamás (1983), en la que es acompañado por una jovencísima Kim Bassinger.
James Bond contra el Dr. No (1962): es la primera película de la saga con la que comenzó el mito de Bond. Sirvió para sentar las bases del mito cinematográfico, diferenciándolo en ciertos aspectos del Bond de las novelas. Estas diferencias son en parte "culpa" del director de la película Terence Young, que le dio al personaje su estilo, sofisticación, cinismo y gusto por manjares y trajes caros, además de por las mujeres. Dicen que gracias a él, Connery, apodado "el camionero" por su rudeza apareció en pantalla con tanta clase y buenas maneras.
En esta película 007 debe investigar el asesinato de otro agente del MI-6 mientras espiaba las actividades de un misterioso científico llamado Doctor No. De esta película hay que destacar la escena, ya legendaria, en la que Ursula Andress sale del mar con un bikini.
Desde Rusia con Amor (1963) respresenta el Bond preferido por el propio Connery y en el que hay que destacar la aparición por primera vez de Q, personaje interpretado en todas las películas de la saga por Desmod Llewelyn sustituido tras su muerte en la película Muere otro día (2002). Es reseñable la aparición del propio Ian Fleming en una escena del tren del film. En esta ocasión Bond acude a Turquía para conseguir una máquina decodificadora soviética que le va a entregar una desertora. Pronto se descubre que todo es una trampa de la organización Espectra eliminarle y conseguir la máquina.
Goldfinger (1964)En esta película Bond se enfrenta a un avaricioso hombre de negocios llamado Goldfinger que trafica con oro y cuyo plan es hacer estallar una bomba atómica en Fort Knox para eliminar las reservas de oro estadounidenses.
En esta película aparece la célebre escena en la que Goldfinger (interpretado por Gert Frobe) está apunto de matar a Bond utilizando un láser, y que ha llegado a ser parodiada en un episodio de los Simpson. Una anécdota curiosa es que Gert Frobe apenas hablaba inglés antes de empezar a filmar la película y que, a causa de su participación, la película fue prohibida en Israel, ya que se le acusó injustamente de haber pertenecido al Partido Nazi. También hay que destacar que Sean Connery utilizó un peluquín para disimular su incipiente calvicie.
Esta película fue la primera de Bond en recibir un Óscar, en este caso para los mejores efectos sonoros.
Operación Trueno (1965)En esta ocasión Bond debe recuperar una bomba nuclear que Spectra ha robado y con la que chantajea a varios países del mundo. Ganadora del Oscar a los mejores efectos especiales, es una de las mejores películas de la saga, ya que la mayor parte de la acción trascurre bajo el agua, con dos escenas a destacar, que son la batalla acuática final y otra en la que James Bond está metido en una piscina llena de tiburones, los cuales eran verdaderos y causaron un auténtico pánico en el actor que no lo sabía, su terror es real y no es fingido.
Iba a ser la primera película rodada de la saga, pero por problemas legales hubo que adaptarse primero la de Dr. No.
Solo se vice dos veces (1967)En ella Bond finge su muerte y viaja a Japón, donde descubre una base de Spectra desde la que se realizan lanzamientos espaciales y secuestran naves estadounidenses y soviéticas. Es el primer film en la que Bond contrae matrimonio, además de resaltar la última escena en el interior de un volcán donde tiene su base secreta Spectra y en la que James Bond se enfrenta, al fin, al hasta el momento desconocido líder de la organización.
Diamantes para la eternidad (1971)Es el regreso de Sean Connery tras haber abandonado el personaje y ser sustituido por George Lazenby. El motivo por el que Connery retomó el personaje fue la enorme suma de 1'2 millones de dólares que ofrecieron en la época. 
La trama cuenta como tras la destrucción de Spectra en Solo se vive dos veces, Erns Bloedfeld consigue matar a la esposa de Bond en Al servicio secreto de Su Majestad, lo que servirá a los guionistas como pretexto para desarrollar una venganza personal de Bond contra Bloedfeld en este film.
Sean Connery no volverá a encarnar a James Bond, ¿Nunca más? si, en una película de 1983 que está fuera de la saga original y que se llama Nunca digas nunca jamás, así titulada debido a la negativa de Connery de volver a encarnar al personaje.
James Bond volverá...

viernes, 10 de octubre de 2008

Necesidades y oportunidades.


Cuando la cúpula del Politbureau encontró muerto a un Stalin que se había orinado encima se abrieron muchas posibilidades para un mundo inmerso en la guerra fría. Sus sucesores Malenkov, Kruchov y Beria se encontraron el país en una situación al borde de la recesión y vieron en la distensión no solo una oportunidad, sino una necesidad para rebajar el presupuesto en defensa y aumentarlo en productos de consumo que mejorase el nivel de vida de la sociedad soviética. Pero los americanos no supieron ver la oportunidad por la paz que se abría ante sus ojos y la administración Eisenhower vio una debilidad que aprovechar en lugar de apostar por una paz duradera. Y era lógico porque los hermanos Dulles -el secretario de Estado y el director de la CIA- veían como la posición del mundo libre en Asia y África se debilitaba en beneficio del bloque soviético.
En Europa la cosa no era más propicia para la paz, ya que ambos bloques no quería una unificación alemana si ello podía significar que caería íntegra en el otro bloque o que se alzase como una potencia independiente que enfrentase a los dos bloques en beneficio propio. Pero nunca podían decir que preferían la división para no mermar sus apoyos en cada una de las dos Alemanias.
Con el cambio de administración un elemento clave iba a enturbiar los deseos de ambos de llegar a una paz beneficiosa para ambos: Cuba.
El intento fraguado por la administración Eisenhower y llevado a cabo por la novata administración Kennedy de derrocar el régimen de Fidel Castro pondría en alerta a los líderes soviéticos de que la nueva administración no era de fiar. Así mismo las repetidas mentiras de que la URSS no iba a instalar misiles nucleares en Cuba cuando así lo hizo, iba a sembrar la descondianza en Kruchov en el despacho oval.

Aún así el deseo de paz seguía vivo en ambos bloques. John F. Kennedy pronunció el 10 de junio de 1963 uno de los discursos más sorprendentes y elocuentes de la historia americana, no fueron consultados ni la Secretaría de Estado ni la CIA, de ahí la audacia del mismo.

América deseaba no una Pax americana impuesta al resto del mundo por medio de la fuerza denuestras armas. Ni la paz de la tumba o la seguridad del esclavo. Pienso en una paz genuina, en esa paz que hace que merezca la pena vivir en la tierra, en esa paz que permita tanto a hombres como a naciones crecer y confiar y construir una vida mejor para sus hijos. Una paz no solamente para los americanos, sino para todos los hombres y mujeres; una paz no solo para nuestro tiempo, sino una paz para todos los tiempos.

Ninguno de los dos bloques recogió el guante lanzado por el otro debido a sus políticas domésticas.

miércoles, 8 de octubre de 2008

El valor de servir.

Cuando uno pone un video en el blog suele ser porque no quiere extenderse mucho y desea "cumplir" para con los lectores haciendo que las imágenes sustituyan un discurso que sino habría que preparar. Pero yo no quiero que este video sea un relleno de los muchos que todos hacemos de vez en cuando en nuestros blogs, es mi pequeño y humilde homenaje a las Fuerzas Armadas Españolas en el día de la fiesta nacional, denostadas por la basura de siempre. Son hombres y mujeres que sirven al Estado de la manera más peligrosa y sacrificada de todas, siendo la vanguardia en los campos de batalla, ya sea de guerra o de paz, protegiendo a nuestros ciudadanos y nuestros intereses. Protegiendo nuestro modo de vida, nuestras libertades y nuestros hogares. Pocas veces en la historia de este país hemos contado con unos defensores tan bien preparados y pocas veces se lo hemos agradecido como se merecen. Todos servimos a nuestro país desde nuestro lugar, pero ellos se juegan la vida en una labor que casi nadie de nosotros desea desempeñar y quisiera mostrar con esta entrada mi gratitud a quienes son los colores visibles de nuestra enseña.

Forman el cuerpo de ejército permanente más antiguo del mundo y yo siento por ellos orgullo, respeto y admiración. 

lunes, 6 de octubre de 2008

Sino puedo ganar sin hacer trampas, seguiré perdiendo.


En época electoral americana ambos candidatos aluden a presidentes pasados, ya sea para emular su gloria o para criticar sus desatinos, pero uno que los repubicanos y demócratas aluden con frecuencia es Harry Simpson Truman. Se cita por ser la encarnación más genuina del sueño americano, de como un humilde tendero de un estado remoto llega a ser Presidente de los Estados Unidos y de cómo éste supo estar a la altura de las delicadas circustancias que le tocó vivir, pese a no haber sido un miembro de la élite intelectual de Nueva Inglaterra como su predecesor, el magnífico Franklin Delano Roosevelt, sin duda el mejor presidente del siglo XX. Parecía difícil crecer a la sombra de un hombre tan extraordinario, pero al igual que Felipe II creció y emuló la gloria de su padre el Emperador, Harry S. Truman emuló a su manera la gesta iniciada por su predecesor, aunque poco en común tenían.
Como contrincante de Stalin en el inicio de la Guerra Fría, es curioso analizar las trayectorias vitales de ambos hombres, sencillos, que lideraron sus respectivos bloques en pro de la seguridad de cada uno. 
Sabemos que aunque Stalin nunca bajaba la guardia le afectó mucho la muerte de Roosevelt, hombre que creía en la alianza con la URSS en pro de un mundo mejor y más seguro. Pero la idea que Stalin y la Secretaría de Estado tenían de la Seguridad pasaba por premisas muy distintas: la cooperación económica para Estados Unidos y la creación de áreas de infuéncia para la URSS. 
El nuevo presidente era una persona trabajadora y ambiciosa, pero no anhelaba ni la fama ni el poder. A lo largo de toda su vida Truman ganó menos dimero del que hubiera querido y ello fue una fuente de constantes decepciones, pero para él el honor, la ética y la vida decente eran su propia recompensa de manera que afirmaba sino puedo ganar sin hacer trampas, seguiré perdiendo.
Harry S. Truman había nacido en un hogar sencillo en 1884, en una zona rural de Missouri. El que había gestionado una cantina en el frente francés de la I Guerra Mundial y era dueño de una tienda en Missouri había sido elegido contra todo pronóstico como senador por su Estado, ingresó en el comité de Defensa del Senado, lo que le llevó a la nominación como vicepresidente de Roosevelt en 1944. Roosevelt y Truman no se conocían y aquel nunca confió en Truman ni delegó en él responsabilidades significativas. 
Su política exterior como presidente era muy sencilla, no creía en el aislacionismo y detestaba a los dictadores. Estas dos premisas sencillas pero inamovibles fueron de vital importancia para que, rodeado de hombres de gran visión, elaborase una doctrina frente a las políticas expansionistas soviéticas en Europa Oriental.
Lo que era simplemente una divergencia entre soviéticos y americanos se terminó convirtiendo en un océano insalvable, donde el humilde tendero de Missouri supo estar a la altura de los acontecimientos difíciles que tuvo que acometer tras la muerte de Roosevelt. Un hombre sencillo que con trabajo alcanzó un notable éxito en el servicio público. 

viernes, 3 de octubre de 2008

Aznar, ese hombre.

Al analizar la actualidad política uno se suele centrar en los personajes que se encuentran en la vida política activa y la gente que actúa irresponsablemente, o simplemente no está en activo suele pasar a un plano donde no se le hace caso. Pero como dijo el Felipe González, los expresidentes son como jarrones chinos que uno no sabe donde colocar cuando éstos están caducos. Pues voy a hablar del mayor jarrón chino español. José María Aznar y su actuación irresponsable en la sombra de la paupérrima oposición mariana de la legislatura pasada.

El Partido Popular llegó en 1996 al poder en lo que podíamos llamar la dulce derrota de Felipe González por cuestiones de corrupción y desgaste político, pero en palabras de Anson, el PP llegó al poder tras poner en tela de juicio a todas y cada una de las instituciones del Estado, y eso es lo que jamás perdonaré a ese partido a título personal. El personaje más abyecto, miserable y paupérrimo de la política española, un personaje como es José María Aznar. Que supuestamente retirado de la política española estuvo echando gasolina al fuego en medio de la tregua de eta y haciendo cosas tan graves como afirmar que el proyecto del Presidente del Gobierno era el proyecto de eta, me resulta asqueroso e imposible no despreciar a este sujeto.
Cuando terminó la tregua de 439 días, el 28 de noviembre de 1999, el gobierno de Aznar había dialogado con la banda en Burgos, llamado a los terroristas movimiento de liberación nacional vasco, autorizado las conversaciones con eta solo cuatro meses después de su último asesinato, negociado con la cúpula de eta en Zurich, acercado más de 130 presos etarras a cárceles de vascongadas, excarcelado a varias decenas de reclusos y permitido el regreso a España de más de 300 etarras que residían en el extranjero y todo mientras se producían más de mil ataques de vandalismo callejero. 
Todo ello, mientras la oposición encabezada por el PSOE y la totalidad de los medios peridoísticos, desde El Mundo hasta El País responsabilizan exclusivamente a eta por el fracaso del proceso de paz.
Un ser con ínfulas presidencialistas que denigró en repetidas ocasiones la dignidad de SM el Jefe del Estado haciéndole de menos siempre que pudo.
Pues este señor que se ha insultado y ensuciado el cargo de Presidente del Gobierno tuvo la desfachatez de haber desestabilizado una vez más el Estado paso a paso durante toda la legislatura pasada, ese miserable ha sido Presidente del Gobierno y como español me avergüenza, porque ante todo José María Aznar es una mala persona.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Circo en la Moncloa.


Ayer tuvimos la ocasión de ver la segunda reunión entre los padres de la pequeña Mari Luz y el Presidente del Gobierno en la Moncloa. Se que lo que voy a defender es harto impopular, pero es que la Moncloa se está convirtiendo en un circo, ayer fue todo el clan al Palacio de la Moncloa. Me parece indignante no solo la instrumentalización del dolor de la madre, sino cómo este populismo barato está devaluando al ejecutivo. El Ejecutivo de la nación y el Presidente del Consejo de Ministros al frente están para algo más que para dar palmadas en la espalda de la pobre gente, están para gobernar y con una reunión ya me parece que sobraba. ¿A qué demonios juega este ejecutivo? si están descontentos con la actuación del Poder Judicial que lleven a cabo la iniciativa de cambiar las leyes que es como se gobierna, no abriendo las puertas del ejecutivo a muestras baratas de sensiblería que lo único que hacen es desviar la atención de los temas realmente importantes: la mejora de las leyes para evitarnos reuniones sensibleras que nada resuelven y firmas que solo humedecen un papel de por si ya mojado.